viernes, 18 de diciembre de 2009

La Tierra como cuerpo cósmico

“LA TIERRA COMO CUERPO CÓSMICO”
Nussbaum. J

Para el estudio de la geografía existen dos enfoques: el temático y el cognitivo. En el primero se conciben los conceptos como extracto de las ideas más importantes de los libros de texto.
El enfoque cognitivo se centra en las exigencias cognitivas que plantea el aprendizaje de los conceptos.
Uno de los métodos que resulta útil para realizar un enfoque cognitivo del análisis conceptual consiste en contrastar un concepto con su antítesis. Así, en relación con la concepción de la Tierra se plantea “¿Cuáles son los aspectos esenciales que conforman el concepto más primitivo de la Tierra?”
La primera idea primitiva es que la Tierra es plana, extendiéndose infinitamente hacia los lados y hacia abajo.
La segunda, la característica horizontal del firmamento y la función limitadora que tiene la tierra en relación con el espacio y por último las direcciones de caída de los objetos en distintas ubicaciones que forman líneas paralelas.
Cuando se realiza la transición de la concepción primitiva de la Tierra a la científica, el niño cambia sus conceptos de la forma y las características del espacio.
La transición desde la creencia de que el espacio cósmico tiene un fondo sólido (la Tierra) a la de un espacio completamente “abierto” que se extiende en todas direcciones constituye un importante salto cognitivo.
DIFICULTADES COGNITIVAS PARA ADQUIRIR LA CONCEPCIÓN CIENTÍFICA DE LA TIERRA.
La principal implica el fenómeno general del “egocentrismo” infantil descrito por Piaget. Consiste en la fuerte tendencia de los niños a interpretar su realidad únicamente según el modo de percibirla desde su propia perspectiva.
En el contexto de la teoría de Piaget, la operación mental que conlleva el proceso de desarrollo de la concepción científica de la Tierra consiste en imaginar cómo se vería la realidad desde otras perspectivas, es decir, superando el punto de vista egocéntrico.
PRUEBAS PARA INVESTIGAR LAS CONCEPCIONES DE LOS NIÑOS.
En la lectura se mencionan una serie de pruebas a base de entrevistas con niños para conocer su concepto de Tierra. Se les preguntó: “¿qué forma tiene la tierra?”, “¿cómo sabes que la Tierra es redonda?”, “¿Porqué no vemos la Tierra como una bola?”, “¿qué hemos de hacer para ver la Tierra como una bola?”..
Enseguida se les presentan situaciones problemáticas como las siguientes:
- EL AGUA EN LAS BOTELLAS: Un dibujo de la tierra con dos botellas arriba y dos abajo para predecir la posición del agua en las cuatro botellas vacías.
- LA CAÍDA DE LA PIEDRA: En un dibujo de la tierra con siete personas paradas alrededor de ella, que trace la trayectoria que seguiría una piedra al lanzarla cada uno de ellos.
- DIRECCIÓN QUE SIGUEN LOS OBJETIVOS LANZADOS EN AGUJEROS PRACTICADOS HACIA EL INTERIOR DE LA TIERRA.

Derivadas de las respuestas a las preguntas planteadas, se descubrieron reiteradamente los mismos tipos de nociones sostenidos por alumnos de distintas edades y de origen étnico diferente:
Noción 1: La Tierra en la que vivimos es plana y no redonda como una pelota.
El niño cree que la Tierra en la que vivimos es plana y su redondez es la de las curvas de la carretera, la de las formas de las montañas, que la esfera representa algún otro planeta del cielo, que está rodeada por el océano.
Además cree que el espacio situado “bajo” la Tierra está limitado por un suelo y el situado “por encima” está limitado por el cielo.
Noción 2: La Tierra es una bola enorme compuesta por dos hemisferios. La parte inferior está constituida básicamente de tierra y de rocas. La gente vive en la parte llana de la superficie hemisférica “inferior”. El hemisferio “superior” no es sólido, está hecho de “aire”.
Noción 3: Tienen alguna idea de un espacio ilimitado que rodea la Tierra esférica y sólida. Sin embargo, su pensamiento aún es parcialmente “primitivo”. No utilizan la Tierra como marco de referencia para las direcciones arriba-abajo, sino que suponen la existencia de una dirección absoluta arriba-abajo en el espacio cósmico, independiente de la Tierra. Dibujan los objetos que caen saliendo de la Tierra. Si se les pide que pinten el cielo lo hacen alrededor de la Tierra y predicen que una botella abierta en el hemisferio sur no retendría el agua, se escaparía hacia “abajo” desde la Tierra.
Noción 4: Demuestran entender algunos elementos del concepto Tierra. Parecen creer que vivimos en un planeta esférico y saben que el espacio rodea la Tierra. Utilizan la Tierra como marco de referencia para las direcciones arriba-abajo o sea, las indican desde la Tierra hacia fuera y desde afuera a la Tierra respectivamente. Sostienen que si uno lanzara una piedra por un agujero que atravesara la Tierra, se quedaría flotando en la boca del agujero del otro extremo.
Noción 5:Tienen una idea satisfactoria y estable de los tres aspectos del concepto Tierra: (1) planeta esférico (2) rodeado por el espacio y (3) hacia cuyo centro caen los objetos.

Haciendo un análisis de la evolución de las nociones descritas, se aprecia un progreso conceptual desde la noción 1 (la más egocéntrica y “primitiva”) hasta la noción 5 (la más descentrada y “científica”)
Los descubrimientos en los diversos estudios sugirieron que, generalmente, la idea de la Tierra sufre en los niños una evolución a medida que crecen o reciben mayor enseñanza informal o formal. El aspecto más importante consiste en que el concepto científico no es asimilado, como sería de desear, de manera inmediata por la enseñanza formal recibida en la escuela. Por el contrario, parece claro que los elementos primitivos tienden a persistir durante algún tiempo en las nociones de los alumnos a pesar de la enseñanza.
Algunos educadores se hacen la ilusión de que, proporcionando algunas pruebas de su forma esférica, convencerán a sus alumnos de la misma y, como subproducto, los niños transformarán su comprensión de la “naturaleza” del espacio cósmico. Estas pruebas, cuando se administran sin tener en cuenta las preconcepciones del alumno, no logran provocar la modificación de su creencia sobre la forma de la Tierra, y por supuesto, no influyen sobre su noción de espacio cósmico.
Solamente prestando más atención a las dificultades cognitivas de los alumnos se podrá estimular la asimilación del concepto mucho antes y con mayor significado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada