lunes, 14 de diciembre de 2009

LA GEOGRAFÍA EN UN CURRICULUM DE CIENCIAS SOCIALES.
Capel H. y Urteaga L.

Esta lectura nos habla de un Simposio que se realizó en España sobre la enseñanza de las Ciencias Sociales. Dicho Simposio se centró en tres cuestiones: a) Reflexionar sobre las consecuencias que tienen para la enseñanza los cambios teóricos en las disciplinas científicas; b)explicitar los núcleos conceptuales que cada una de ellas puede aportar a las Ciencias Sociales y c)definir cómo se integra ese currículum.
En lo que se refiere a Geografía, se menciona que es una disciplina que siempre ha estado presente en la enseñanza primaria en todos los países europeos. Hasta 1970 estuvo caracterizada como una disciplina autónoma de tipo informativo que hacía funciones de puente entre las ciencias humanas y naturales.
Ese año entró en vigor la Ley General de Educación y a partir de entonces se desarrolló como disciplina universitaria experimentando cambios profundos y complejos. Se dejaron atrás viejos temas de estudio y se incorporaron nuevos métodos y técnicas de investigación.
Estos cambios tuvieron efectos de diverso tipo en la enseñanza de la Geografía en primaria y secundaria: positivos, ya que fueron un estímulo para la innovación y la introducción de nuevos temas y modelos didácticos; y también negativos, ya que la rápida incorporación de los cambios producidos en los niveles superiores provocó sucesivos y efímeros ensayos que eran descartados por una nueva innovación conceptual.
Durante esa reforma vivida en España persistieron antiguos moldes pedagógicos y se incorporaron innovaciones de modo parcial. Hubo confusión, como en toda reforma.
En cuanto as las Ciencias Sociales, se evidenció una desorientación respecto a los objetivos del aprendizaje y una confusión entre métodos y técnicas didácticas.
En un intento para superar esta situación, se intentó centrar a las Ciencias Sociales en el estudio del medio, considerando este como entorno geográfico local, comarcal o regional, y dirigir el aprendizaje hacia el estudio de lo próximo.
Este criterio puede ser positivo de aplicar en los primeros grados, a juicio de los autores, pero no en los superiores ni en la secundaria; ya que consideran que se debe dar al alumno una visión más amplia del mundo en que vive y no reducir su aprendizaje a lo local.
Otra situación que contribuye a confundir las cosas, es la difusión de la idea de que la actividad docente y los procesos de aprendizaje, para ser realmente eficaces y motivadores, deben reproducir los procesos de indagación propios de la actividad científica. Esta pretensión, al no ser bien aplicada, se ha convertido en una “vulgar parodia de la realidad, con niños y profesores perdiendo el tiempo en absurdas y triviales actividades a las que se moteja con el apelativo de investigaciones”
Por todo lo anterior, los autores consideran urgente articular un currículum de Ciencias Sociales en el que queden claramente definidos tanto los objetivos de aprendizaje como las destrezas, valores y contenidos que la enseñanza debe transmitir.
Ellos dividen su trabajo en dos partes. En la primera proponen un currículum de Ciencias Sociales donde se trazan los objetivos terminales de aprendizaje de Geografía que un alumno de enseñanza media debe dominar.
En la segunda parte, se discuten las relaciones y solapamientos que existen entre estos objetivos de aprendizaje y los de otras disciplinas sociales.

GEOGRAFÍA Y CIENCIAS SOCIALES.
En cuanto a la relación entre la Geografía y las Ciencias Sociales, los autores afirman que no puede aceptarse de ninguna manera que bajo el nombre de Ciencias Sociales se estén impartiendo en primaria conocimientos mal integrados de Geografía.
Otro problema radica en la discusión referente a ubicar la Geografía como ciencia social o natural. En cuanto a eso, se ha ido afirmando una opinión favorable a incluirla entre las ciencias sociales o humanas. En realidad, la Geografía si no es humana no es geografía, ya que lo más específico de esta disciplina es precisamente el estudio de los fenómenos físicos o de otro tipo desde el punto de vista de su significado para los hombres y de su transformación por éstos.
Un último problema sobre el que se reflexiona es cómo ha de introducirse en la enseñanza; si mediante un programa integrado de Ciencias Sociales o en la forma de asignaturas diferenciadas.
Consideran que provisionalmente la primer propuesta es la más adecuada para primaria y la segunda para secundaria, aunque se da el riesgo de multiplicar el número de asignaturas en el currículum y por ende, aumentar el costo de la enseñanza.
La posibilidad de un currículum integrado de Ciencias Sociales conlleva al problema de articulación entre los objetivos terminales de Geografía y los de otras disciplinas que formarían parte del currículum.
Solamente especificando en forma clara y concisa los núcleos conceptuales básicos de cada disciplina se puede proceder a la integración de un programa de Ciencias Sociales.
Sigue así un debate interdisciplinario sobre cuáles deben ser los núcleos conceptuales de cada una de las disciplinas.
La profunda interrelación que aparece en todas las Ciencias Sociales al considerar cualquier problema científico, nos recuerda que la realidad social es una y que solo es abordada fragmentariamente desde diversas disciplinas en razón de una división del trabajo que viene impuesta por la dificultad para aprehender de forma integrada dicha realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada